In Memoriam. Lorenzo Quinteros (1945-2019)

Se ha ido un gran actor, partícipe de numerosos trabajos en cine, teatro y televisión. Su visibilidad en la pantalla grande fue posible gracias a su rol como doctor en Hombre mirando al sudeste (1986) de Eliseo Subiela., sin embargo ya había actuado previamente en otros títulos tales como Alianza para el progreso (1971), Los chicos de la guerra (1984) y La noche de los lápices (1986). Para quien escribe, sus mejores actuaciones hay que buscarlas en grandes filmes como El acto en cuestión (1993), la mejor película de Alejandro Agresti, y Un muro de silencio (1993), dos de los pocos ejemplos rescatables sobre la dictadura a diez años de la restauración de la democracia, dirigido por Lita Stantic. Los dos acercamientos proponen caminos diferentes a los trillados golpes bajos y el efectismo de gran parte del cine argentino de ficción por entonces.

Una de las grandes virtudes de Quinteros fue su modestia y su capacidad para moverse como pez en el agua en los diferentes lenguajes, adaptándose a las necesidades del medio. Esta versatilidad se convertiría en una marca actoral no muy frecuente por estos lares. También cabe destacar los riesgos que asumió como director de teatro al poner en escena obras no necesariamente populares de Ionesco, Pinter y Langsner, y su vocación como docente para las nuevas generaciones.

Lorenzo Quinteros ganó varios premios (desde Cóndor de Plata hasta varios ACE pasando por el Trinidad Guevara). En el 2003 recibió el Premio Podestá por su trayectoria. El pasado 18 de marzo recibió su medalla por 50 años de afiliación a la Asociación Argentina de Actores, en la ceremonia realizada en el Palacio San Miguel. Lamentablemente no pudo asistir debido a los problemas de salud que desembocaron en su partida. Quedan sus imágenes para recordar su incansable labor.

elcursodelcine

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *