Directo al corazón. Entrevista a Gregory Monro, realizador de Jerry Lewis, un clown rebelde (2016)



Festival Lumiere, Lyon, 2016

Gregory Monro es el joven director que presentó ante una sala llena su documental sobre Jerry Lewis. Luego de la función, pudimos entrevistarlo.

-¿Podrías contarnos cómo surgió la idea del documental sobre Jerry Lewis?

 Crecí viendo las películas de Jerry, probablemente sean las primeras que vi junto con las del comediante francés Louis de Funès. Recuerdo El Profesor Chiflado (The Nutty Professor, 1963) o De golpe en golpe (The Errand Boy, 1961), las cuales he utilizado mucho en el documental.  Generalmente eran exhibidas en Navidad por ello me remiten a la infancia y las recuerdo con nostalgia. Hacerle un tributo fue mi deseo desde siempre, ya que  junto con Louis son los responsables de mi pasión por el cine y el arte de la comedia. Yo quería ser como ellos así que dirigir un film sobre Jerry Lewis  era un poco como haber trabajado con él.

-Al ver el film, se puede sentir el amor que los franceses le tienen a Lewis. ¿Compartís esta sensación?

Hay muy pocos documentales franceses o europeos sobre Lewis, y lo único que quise fue tratar de mostrar el respeto que siento por él en mi filme. Los documentales estadounidenses no reflejan la lucha que tenía  en su propio país donde no era tan reconocido, y siempre me pregunté por qué este aspecto fundamental de su vida no era abordado  aun cuando sabían sobre esta falta de reconocimiento del público norteamericano. Quizás no lo hayan considerado importante, o  lo hayan omitido intencionalmente. Pero para mí no es posible analizar su vida y su obra sin entender la lucha que tuvo siempre contra la crítica. También creo que el comic y la comedia han sido subestimados; es una lástima porque considero que la comedia es un género tan serio como un drama, y mucho más difícil de hacer,  requiere demasiada preparación solo para obtener una risa o una carcajada. En general se piensa que es fácil, tan fácil que cualquiera podría hacerlo, y no lo creo así, realmente son muy pocos los elegidos que llegan a buen puerto. Cuando se produjo la ruptura con Dean Martin, Jerry Lewis escribió, produjo,  dirigió y actuó en sus propias películas, y eso cambió su público y la manera de ser visto por la crítica americana. Pero para nosotros y una nueva generación de directores, como para los Cahiers du Cinema, siempre será un autor, no solamente un clown.

-¿Te parece que hubo una influencia de Lewis en el género de la comedia en Francia? ¿Hay algún tipo de conexión?

Así como Stan Laurel y Chaplin fueron íconos para Lewis, él es ahora una fuente de inspiración para los actuales comediantes y directores. Aquí en Francia hay muchos artistas que han sido influenciados por él y que comenzaron sus carreras durante el apogeo de Lewis en los 60. De modo tal que se ve su impronta en artistas como Pascal Elbé, Kad Merhad, Dominique Farrugia, quizás Jean Dujarding, sin mencionar a su amigo Pierre Etaix fallecido recientemente. Pierre era genial para muchos de nosotros.  En América podría mencionar a Jerry Seinfeld, Eddie Murphy, Jim Carrey, Mike Myers, Steven Spielberg, George Lucas, Francis Coppola, Nicolas Cage e incluso Tom Hanks, confeso admirador. Creo que es muy importante que aún hoy se siga difundiendo su obra a las jóvenes generaciones. Durante la proyección de mi documental en el Festival de Lyon me puso muy contento que hubiera tanta gente joven en la audiencia que no sabía mucho sobre Lewis pero estaban fascinados. Ojalá la película ayude a perpetuar su memoria y su legado.

-En la secuencia final, a mi criterio la más importante de la película, Jerry Lewis aparece. ¿Cómo fue la experiencia y cómo lograste crear ese momento tan emotivo y al mismo tiempo controlar tu propia admiración?

 La emoción no se puede controlar, simplemente te golpea directo al corazón. A los  90 toda la vivacidad y sinceridad de Jerry estaban intactas. Es tan carismático que las emociones surgen solas. Creo que fue una sorpresa verlo  hoy en día, pronunciando las últimas palabras del filme, fue muy importante para mí que hiciera esto. Fue muy generoso, e insisto que él lo dio todo, así que me parece que la audiencia recibió un hermoso regalo, estar cara a cara con Jerry.

-Por último, ¿podrías contarnos algo más de la idea de clown rebelde que utilizás para caracterizar su figura?

Jerry siempre fue un rebelde. Toda su vida luchó por ser aceptado y hacer sus filmes sin ningún tipo de sugerencias. Hablo sobre las películas que escribió, actuó y dirigió. Sin mencionar que nunca fue bien recibido por la crítica norteamericana. Al mismo tiempo, podés apreciar su rebeldía en filmes como The errand boy donde se muestra corrosivo con la sociedad y con los grandes estudios de Hollywood. Agregaría que él mismo se cuestionaba su identidad, era tan impredecible que resultaba difícil para el público y hasta para la crítica a la hora de seguirlo. De cualquier manera estoy convencido de que siempre hizo lo que quiso, a cualquier costo, que es lo fascinante sobre su obra. Eso es lo que tiene hacer un artista con pasión, y el realmente la tenía.

Entrevista a cargo de Guillermo Colantonio

Traducción: Alejandro DeSanti

Fotos. Eduardo Ugolini Gomba

elcursodelcine

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *