In Memoriam. Peggy Lipton (1946-2019)

Peggy Lipton fue un ícono sexy de los últimos años del sueño hippie. Para millones de televidentes, se hizo familiar como la joven delincuente reformada, convertida en policía encubierta, Julie Barnes. Con sus expresivos ojos marrones y su largo cabello rubio característico, Sylph Peggy Lipton era la perfecta expresión de la rebeldía dentro de lo que el sistema televisivo permitía. En este sentido, Patrulla juvenil (1968) apareció como la serie contracultural que abordó temas anteriormente descuidados (o tabú) como la Guerra de Vietnam, el abuso infantil, la brutalidad policial, el racismo y las drogas. Junto con Star Trek (1966), Yo soy espía (1965), Mannix (1967) y Misión: Imposible (1966), fue también uno de los primeros espectáculos en presentar un reparto interracial.
Curiosamente (o no tanto, tratándose de David Lynch), dos décadas más tarde interpretaría a una hermosa y serena mujer, dueña de una cafetería, llamada Norma. Como todos los personajes de Twin Peaks, el de Peggy tenía una doble cara: mientras su pareja está presa, ella mantiene una relación con Big Ed, un mecánico macanudo y bonachón del pueblo. A lo largo de las tres temporadas veremos su historia de amor, uno de los puntos de equilibrio dentro de la turbulencia alucinante de la serie.
 Antes de la televisión, una joven Lipton había debutado en el cine
 en Mosby’s Marauders (1967) de Michael O’Herlihy, un relato ambientado en la guerra civil norteamericana que, entre otras particularidades, incluye en el reparto a un adolescente Kurt Russell. Un año después tendría un pequeño rol en Blue de Silvio Narizzano y en 1969 participaría de A Boy…a Girl, un triángulo amoroso dirigido por John Derek. Recién en la década del ochenta volvería a la pantalla grande alternando su trabajo con el medio que le dio popularidad, la televisión.
 Peggy Lipton aparece en Quincy, el documental que Rashida Jones consagra a su padre. Peggy estuvo casada con esta leyenda del mundo de la música y se la ve soportando estoicamente las dificultades de salud de su marido. Paradójicamente, un cáncer detectado en 2004 acabó con su vida hace unos días y se la llevó a ella primero, pero seguramente la hermosa Norma estará charlando con sus compañeros de Twin Peaks en una confortable habitación luminosa.

elcursodelcine

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *