In Memoriam. Doris Day (1922-2019)

La versión americana de El hombre que sabía demasiado (1956) de Alfred Hitchcock es uno de los mejores cinco títulos de esta etapa. Probablemente todos recuerden esa pesadilla en la que se transforma el viaje a Marruecos de una pareja, los famosos cimbales o los intentos desmedidos de James Stewart para comer en cuclillas en un país que le es totalmente ajeno. Pero hay algo que seguramente se conserva en los oídos para siempre: la canción que tararea Doris Day en el momento de mayor tensión, Qué será, será. Su rol de madre desesperada es inolvidable.

Doris Day fue un ícono y participó en decenas de películas al mismo tiempo que desarrolló su carrera como cantante. Protagonista de muchas comedias, fundamentalmente durante las décadas del sesenta y del setenta, su imagen fue decayendo a medida que las nuevas olas de jóvenes pugnaban por un espacio libre y cuestionaban ese modelo que tan bien representó la actriz y cantante, imagen que servía como sostén para los sectores más conservadores de la sociedad. Sin embargo, la simpatía y la gracia de Doris Day perduran más allá de que fuera erigida como estereotipo de la mujer perfecta. Lamentablemente, los hombres que se cruzaron en su vida fueron apagando ese aura y la llevaron a desistir de varios papeles que hubieran potenciado su carrera. Se cuenta que el asesinato de Sharon Tate también fue determinante ya que Charles Manson había planeado matar a su hijo Terry Merchen, productor que se había negado a considerar las canciones del asesino hippie.

La cumbre de su popularidad la alcanzó gracias a las películas que protagonizó junto a junto Rock Hudson, Clark Gable, Cary Grant y Jack Lemmon, entre otros. Hoy es otra de las estrellas que brillan en el cielo de Hollywood.

elcursodelcine

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *