In Memoriam. Edith Scob (1937-2019)

Los inicios de la carrera cinematográfica de Edith Scob a fines de los cincuenta están vinculados con Georges Franju quien la dirigió en dos películas consecutivas con la misma particularidad: no vemos su rostro por mucho tiempo en pantalla. En La tetê contre les murs (1959) interpreta un rol secundario; en Les Yeux sans visage (1960), película de culto si las hay y faro para tantas otras (La piel que habito de Almodóvar, por ejemplo), una máscara cubrirá su cara, en una mezcla de horror y lirismo inolvidable.

La actriz nació en París en 1937, fue estudiante de literatura e ingresó al mundo del cine cuando desarrollaba sus primeros pasos como actriz. Con Franju volvería a encontrase más tarde en Thérèse Desqueyroux (1962), Judex (1963), el homenaje del realizador al folletín de Louis Feuillade, y Thomas, l’imposteur (1965), sin embargo, su importancia en la pantalla terminaría de consolidarse al trabajar con otros grandes directores de la talla de Luis Buñuel (La vía láctea) y de Raúl Ruiz (La comedia de la inocencia y El tiempo recobrado). También interpretó singulares papeles con Oliver Assayas, Pedro Costa, Mia Hansen Love y Léos Carax. En Holy Motors su aparición es un claro guiño a la película de Franju que la consagrara. Enorme actriz que nos deja con una extensa carrera. Allí están las películas, quedan las imágenes.

elcursodelcine

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *