In Memoriam. Silvia Montanari (1943-2019)

Actriz de extensa trayectoria, hizo su debut en la pantalla grande en 1960 con una aparición, la de una joven empleada en una relojería en el episodio de El corazón delator, incluido en Obras maestras del terror, esa película dirigida por Enrique Carreras pero que por algún motivo todos asocian a su protagonista, el gran Narciso Ibáñez Menta. Tal vez sea ésta, más allá de la brevedad, la única incursión digna de recordarse. No le tocaron en suerte a la actriz títulos importantes. Sí, en el mejor de los casos, extraños. Proceso a la infamia (1974) de Alejandro Doria es un filme fallido, sin embargo, considerando el futuro del realizador, es lo más digno que puede hallarse e incluye una antológica escena de asalto a un casino. También tuvo una participación Montanari en El pibe cabeza de Leopoldo Torre Nilsson en 1975 y en El desquite (1983) de Juan Carlos Desanzo, un exponente del policial característico de la etapa incipiente de la democracia argentina cuyos moldes industriales aún estaban atados a la dictadura. Lo mismo puede decirse de Todo o nada (1984) de Emilio Vieyra en la que la actriz hace de pareja de un exaltado Gerardo Romano. Su última aparición fue en El boquete (2006), la comedia de Mariano Mucci que narra cómo una familia marginal, decidida a robar un banco, cava un túnel para llegar a la caja de seguridad. La actriz padecía un cáncer avanzado. Una de sus últimas apariciones públicas se produjo en marzo, durante la entrega de los Premios Podestá. Como muchas actrices, más ligadas a la televisión, no tuvo demasiadas oportunidades para incursionar en la pantalla grande.

elcursodelcine

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *