34 FESTIVAL INTERNACIONAL DE CINE DE MAR DEL PLATA. RESEÑAS BREVES (CUARTA PARTE)


Atlantics, de Mati Diop / 6 puntos

Una película fallida que tiene sus momentos. Un registro que se inscribe dentro del realismo y que progresivamente introduce elementos fantásticos en un espacio de relaciones laborales, obreros explotados y una historia de amor imposible. La protagonista se llama Ada y es víctima de un compromiso matrimonial que no desea, ya que está enganchada con Suleiman, un joven al que tampoco le pagan su salario como a miles de trabajadores en Dakar. El mar parece ser la salida inexorable y la temática de la migración a toda costa y con los riesgos que implica asoma en la historia para acrecentar el conflicto. La novedad radica en que el enfoque se tiñe de fantasía y el punto de vista se desplaza hacia las mujeres que quedan cuando los hombres se van a buscar oportunidades a otros horizontes. De modo tal que la fusión entre una problemática sociopolítica reconocible y lo fantástico, le sirve a Diop para trabajar sobre la identidad de su protagonista y para indagar en sus verdaderos deseos. Sin embargo, la sumatoria de una intriga policial produce un efecto de acumulación que se devela el engranaje de un guión confuso, por ende, la película es presa de una dispersión que resiente el resultado.

Bajo mi piel morena, de José Celestino Campusano/6 puntos

Continúa la cruzada de Campusano por los sectores marginales de la sociedad. En este caso se concentra en las travestis y las transexuales, en dos historias hermanadas por la dificultad para insertarse en el mundo del trabajo y enfrentar las reacciones discriminatorias de un entorno violento. Sin embargo, uno de los aspectos positivos de la película es la entereza con la que las protagonistas se paran, la dignidad con la que defienden sus derechos a pesar de la adversidad y la solidaridad entre ellas. Si bien Campusano pone en escena los conflictos privados que deben afrontar, al mismo tiempo hay una especie de celebración en las escenas de sexo, donde una energía liberadora y alejada de los prejuicios parece invadir a «los machos dominantes». Los que sufren por amor son quienes no se la juegan o viven a escondidas. En este sentido, tanto Claudia como Morena se hacen cargo de sus elecciones: el problema es de los otros. Ahora bien, si esta mirada sobre el universo descripto es interesante, las falencias de otros títulos anteriores asoman nuevamente: diálogos presos de un didactismo básico, interpretaciones forzadas y problemas de guión. Y más allá de las escenas jugadas, de mostrar los cuerpos como se debe y de incursionar en esos barrios del conurbano que pocos transitan, la reiteración de fórmulas comienza a restar en una filmografía potente pero despareja.

Etre vivant et le savoir, de Alain Cavalier/ 7 puntos

Hay una especie de subgénero cinematográfico orientado a incorporar en la puesta en escena las dificultades de un rodaje, de un proyecto o del embrión de una película. En este caso, Cavalier planifica hacer un filme con su amiga Emmanuele Bernheim basado en su autobiografía. En ese proceso de adaptación aparece un extraño juego en torno a la enfermedad y a la muerte que se verá superado por la misma realidad: Emmanuele le avisa a Cavalier que ha sido operada de urgencia y que el rodaje debe postergarse. Entonces nace otra película en la que el registro de lo cotidiano apacigua la espera y enfrenta la adversidad con el arte. El recorrido por el interior de la casa con una pequeña cámara le permite establecer un juego donde poesía, artesanía y cine se conjugan para dar forma a un pequeño filme en apariencia, pero gigante en la creatividad y en el trabajo con objetos, de una belleza deslumbrante. Seguiremos en la pantalla y fuera del campo la lucha de esta mujer, sus esperanzas. Nunca se asume el realizador como intrusivo o voyeur. Le apasiona, en todo caso, una suma de pequeños detalles (un Cristo crucificado en miniatura, una calabaza en descomposición) que transforman la gestación de una historia en una pequeña joya de la modestia.

elcursodelcine

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *